La verdad
www.laverdad.com.ar
lunes 18 de diciembre de 2017
Opinión

Las paritarias en el post-kirchnerismo

Autor: www.clarin.com

11 feb 2016 - Tribuna.Juan Pablo Mugnolo

Opinión.
Opinión.

Ante la inminencia del comienzo de negociaciones colectivas, la confusión suele apoderarse de sus actores principales. A pesar de lo que se afirma, todavía no existe un “llamado a paritarias”. Menos aún, uno que involucre al Estado como convocante. Las partes “se convocan” apelando a una autonomía colectiva que, en tanta derivación de la libertad sindical, constitucionalmente gozan. Esa misma libertad sindical y la consecuente autonomía colectiva explican por qué los sindicatos y empresas negocian libremente. No existe en el ordenamiento jurídico argentino recurso alguno que habilite la imposición de materias a negociar por parte del Estado. Ni techo a los salarios ni piso a las condiciones más allá de la norma legal. El griterío sobre el “techo salarial” no hace más que teatralizar la negociación libre.

Sin embargo, sería demasiado simplista ceñirse a los griteríos sobre pautas salariales (“techo”) sin contextualizar el desbarajuste macroeconómico que convierte, en la actual coyuntura, a la mesa de diálogo en un desierto de cenizas. Ante semejante escenario, los empresarios manifiestan no poder conceder aumentos salariales sin que su tasa de ganancia o sustentabilidad se vea seriamente afectada. Los más creativos buscarán soluciones en la mejora de su productividad apelando al diálogo bipartito; otros, seguramente, trasladarán costos salariales a precios sin sacudirse la modorra.

Por su parte, los dirigentes sindicales, no sin razón, se rehúsan a ser los patos de la boda de un descalabro económico que ellos, mejor que nadie, sabían que tarde o temprano se les caería sobre la cabeza. Muchos hoy reclaman por retrasos salariales que padecen desde 2012. El Gobierno, con mayor o menor sutileza, indica los parámetros salariales que según sus estimaciones mejor se adecuarían a una economía que procura acomodar la tasa de inflación heredada. Nada nuevo.

Durante los gobiernos peronistas de los Kirchner se apeló en reiteradas ocasiones a negociaciones testigo procurando que, en lo salarial, resultaran imitativas. Fue así como, si bien cambiando la actividad económica de referencia (Camioneros, UOM), siempre existió por parte del Gobierno del PJ un mensaje que dejara en claro cuál era ese porcentaje “optimo” de aumento de sueldos. La famosa técnica del “techado”. La compleja coyuntura no impide que aguardemos con optimismo que las partes negociadoras indaguen, por ejemplo, experiencias que procuren acuerdos marco entre Centrales Sindicales y Empresariales. El nuevo escenario también requeriría volver a analizar la estructura de la negociación colectiva. Redefinir los vínculos entre lo negociado a nivel de actividad y de empresa buscando mejoras de las condiciones laborales con ingenio e innovación. El injusto corsé salarial requiere de medidas consensuadas. La primera de ellas debería ser dejar de gritar en el desierto de cenizas. El eco aturde y no ayuda.

Juan Pablo Mugnolo es Doctor en Derecho y profesor de la Universidad de San Andrés.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias